miércoles, 1 de agosto de 2012

CUIDADOS DE ENFERMERIA EN EL PREOPERATORIO Y POSTOPERATORIOMEDIATO

PRE Y POST OPERATORIO

Cuidados en el preoperatorio:



Definición:

      Es unos de los tres momentos que componen al perioperatorio: preoperatorio intraoperatorio, postoperatorio.

      El preoperatorio tiene dos momentos, el mediato que empieza desde el momento en que el medico informa al paciente que su tratamiento medico es quirúrgico, en el cual el paciente puede o no estar internado, hasta las 24 horas antes de la operación en donde comienza el inmediato.

Cuidado de enfermería preoperatorio mediato

        ➢ Revise indicaciones médicas e identifique al paciente.

        ➢ Explique amable y cortésmente todo la preparación que se hará según el tipo de cirugía.

        ➢ Controle signos vitales, medida, peso, talla y observe estado de la piel.

        ➢ Tome muestra de exámenes indicados.

        ➢ Recibir el prequirúrgico, ECG, laboratorio y otros estudios.

      Valoración (siguiendo la secuencia del proceso de enfermería)

        a) Valore las condiciones psíquicas del paciente que ingresa para ser intervenida quirúrgicamente y a la familia frente a la operación, reconociendo temores y angustias.

        b) Valore las condiciones socioeconómicas del paciente y su familia

        c) Evalúe las condiciones físicas del paciente

        d) Determine el diagnostico del paciente, el tipo de cirugía que se realizara y las indicaciones especificas del medico cirujano.

        e) Evalúe la experiencia (si el paciente tubo cirugías anteriores)

        f) Evaluar la capacidad de compresión del paciente y la familia frente a la educación que se brinde.

        g) Evalúe funcionamiento vesical y habito intestinal del paciente.

      Educación al paciente y a la familia

        a) Se debe realizar educación en el momento adecuado ni demasiado antes ni muy cercano a la cirugía.

        b) Se debe informar como se realizara el proceso quirúrgico

        c) Enseña como cuidar al paciente después de la cirugía



CUIDADOS POSTOPERATORIOS  EN LA UNIDAD DE ENFERMERÍA 







OBJETIVO 


Conocer las intervenciones de enfermería encaminadas a ayudar al paciente a la 
recuperación física y psíquica tras la intervención quirúrgica, con la mayor rapidez, 
seguridad y comodidad posible. 


 DEFINICIONES 


El postoperatorio se divide en dos etapas: 
•  Postoperatorio inmediato: periodo que trascurre desde la salida del paciente del 
quirófano hasta su traslado a la Unidad de Enfermería. Oscila entre 30 minutos 
y varias horas. Habitualmente tiene lugar en las Unidades de Recuperación 
Postanestésicas (URPAs). 
•  Postoperatorio mediato o continuado: se inicia a la llegada del paciente a la 
Unidad de Enfermería. 


 CUIDADOS  POSTOPERATORIOS
  •  Recepción del paciente en la Unidad de Enfermería
  •  Acompañar al paciente a su habitación. 
  • Valorar el estado general del paciente: 
  •  Nivel de consciencia. 
  • Respiración: comprobar la permeabilidad de las vías aéreas. 
  • Coloración de piel y mucosas.
  • Acomodar al paciente en la posición mas adecuada, según el tipo de 


 FACILITAR UN ENTORNO ADECUADO

  •  Tanquilizar al paciente. 
  • Restringir las visitas. 
  • Evitar ruidos. 
  • Proporcionar una iluminación adecuada. 

Conocer la historia clínica: 



  • Tipo de intervención y hora de finalización de la misma. 
  • Tipo de anestesia (epidural, raquídea, general, local
  • Órdenes de tratamiento. 
  • Cuidados especiales. 
  • Hoja de registro designos vitales, analgesia administrada 
  •  Anotar los datos y cuidados relacionados con las necesidades alteradas, en la hoja del plan de cuidados y el resto de incidencias en la hoja de observaciones de enfermería. 


CUIDADOS GENERALES










 Respiración: 




  •  Fisioterapia respiratoria, si procede: estimular el uso del inspirómetro, ejercicios de respiración profunda, movilización de secreciones 
  • Aplicar oxigenoterapia si es necesario. 




 Nutrición e Hidratación: 




  • Administrar sueroterapia prescrita. 
  • Valorar la aparición de náuseas y vómitos. 
  • Detectar precozmente la distensión abdominal. Valorar  peristaltismo. 
  • Iniciar tolerancia de forma progresiva, según prescripción 
  • Realizar balance hídrico, si procede. 
  • Cuidados de sondas de alimentación enteral nasogástricas, eyunostomías.




Eliminación: 




  • Verificar que el paciente realiza micción espontánea dentro de las 6-8 horas siguientes a la intervención. Vigilar la retención urinaria. 
  • Aplicar los cuidados de la sonda  vesical, si procede. 
  • Vigilar cantidad, color y aspecto  de  la  orina. 
  • Verificar la eliminación intestinal. 
  • Vigilar la colocación del drenaje y la cantidad y aspecto del liquido drenado. 
  • Aplicar los cuidados de las sondas nasogástricas de evacuación (cantidad  y aspecto del drenaje). 




Movilización: 




  • Estimular al paciente a realizar ejercicios con los miembros inferiores, si no está contraindicado. 
  • Iniciar la movilización del paciente lo antes posible (levantar  el cabecero de la cama, levantar al sillón
  • Fomentar la deambulación precoz y progresiva. 




Reposo y  confort: 




  • Mitigar el temor y la ansiedad. 
  • Promover el descanso y fomentar el sueño, disminuyendo estímulos nocivos (ruido,  iluminación, etc.). 
  • Agrupar las técnicas de enfermería, en lo posible, para permitir períodos de descanso ininterrumpido. 
  • Realizar cambios posturales  al paciente  encamado. 




Higiene y  estado de la piel: 




  •  Ayudar al paciente a realizar la higiene corporal, valorando su grado de independencia. 
  • Aplicar los cuidados específicos de la herida quirúrgica. 
  • Mantener la mucosa oral limpia y húmeda. 




Control del dolor: 




  •  Valorar la intensidad y  localización del dolor según el PD-GEN-60 
  •  Administrar analgesia prescrita y valorar  la efectividad de la misma
  • Proporcionar y enseñar al paciente posturas antiálgicas, si es posible. 
  • Vigilar posibles signos de infección:
  •  Aparición de fiebre. 
  • Tumefacción, calor  y/o enrojecimiento de las heridas, puntos de inserción de  drenajes y  vías venosas.  
  • Presencia de drenado purulento. 
  • Dehiscencia de la herida. 
  • Dolor localizado o aumento de sensibilidad en la zona quirúrgica. 




 Educación para el alta. 




  • Dar pautas al paciente respecto a lo que puede y debe hacer. 
  • Proporcionar indicaciones sobre las actividades que tenga que llevar a cabo y sus limitaciones. 
  • Instruirle respecto a los hábitos higiénicos y dietéticos. 
  • Informar al paciente sobre los procedimientos y cuidados especiales. 
  • Informarle   sobre  la  medicación que debe tomar.









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada